Cuida tus joyas

Una joya de Sibela es una inversión atemporal. Cuidar bien tus joyas te ayudará a mantener su esplendor, brillo y duración.

A continuación, te dejamos algunos consejos útiles sobre cómo cuidar y mantener tus joyas, para que las luzcas siempre como el primer día.

 

Conservar tus joyas

Todas las joyas son objetos bellos, pero delicados. Especialmente las joyas de plata con terminación en oro, a estas piezas se les aplica un recubrimiento final con una fina capa de oro, este chapado es sensible a múltiples factores como, roces, perfumes, cremas, productos químicos, sudoración, Ph de la piel, incluso agentes externos como la exposición al sol o agua salada.

Por estos motivos te rogamos sigas estos pequeños consejos con los que conseguirás que tus joyas permanezcan inalterables al paso del tiempo.

1 – Después de utilizarlas, límpialas con un pañuelo de algodón, para eliminar cualquier resto de agentes químicos o sudoración que se haya podido adherir a su superficie.

2 - Es muy recomendable guardarlas en pequeñas bolsitas de plástico con cierre hermético que se pueden adquirir en cualquier establecimiento a un costo muy pequeño. (Ten en cuenta que el estuche donde las presentamos no es hermético, por lo que mantener las joyas durante un tiempo prolongado en ese estuche, no las previene de la posible alteración de color superficial, que puedan sufrir las joyas)

3 – Nunca guardarlas en lugares húmedos, ya que la humedad produciría una oxidación superficial que puede llegar a deteriorar las joyas  

 

Limpieza 

Todas las joyas de Sibela han sido tratadas con los mejores materiales y productos para conseguir su brillo y lustre final, pero, aun así, con el uso diario y la exposición al aire libre pueden ir perdiendo poco a poco su aspecto inicial, por eso es recomendable limpiar tus joyas cada cierto tiempo. Para ello te daremos unos consejos muy sencillos que podrás realizar en casa.

En un recipiente mediano mezcla un poco de jabón liquido con agua caliente, introduce tus joyas y las dejas reposar unos minutos, hasta que el agua esté a temperatura ambiente, después con un cepillo de filamentos suaves (sirve un cepillo de dientes) frota las joyas en esa misma solución, una vez limpias las aclaras muy bien bajo el grifo y para finalizar si tienes oportunidad, las sumerges en agua destilada antes de secarlas. Finalmente, seca bien la pieza antes de guardarla ( la forma más recomendable y adecuada  para que no quede nada de humedad es utilizar un secador de pelo)

 Ten en cuenta que como hemos explicado anteriormente las piezas bañadas en oro son delicadas y requieren un mayor cuidado, si frotas de manera muy enérgica o utilizas un cepillo de filamentos muy duros o abrasivos, puedes hacer que pierdan el baño. Por lo hay proceder con mucho cuidado a la hora de limpiarlas.

Si tienes alguna duda ponte en contacto con el equipo de Sibela en Sibela@sibelastucio.com o en el chat de la web www.sibelastudio.com

limpieza pagina joyas